GK Photo - шаблон joomla Оригами

El Hotel Turístico El Guácharo

Publicado en Reportajes Correo electrónico

hotel el guacharo

Ya al cruzar a la izquierda en la salida de Amanita, saliendo de Caripe y enfilar la recta hacia el Hotel El Guácharo, parecía que entrabamos en una atmósfera diferente, es que aquella larga calle franqueada de cedros de lado a lado fue testigo de innumerables aventuras románticas y noches de animadas reuniones con los amigos. Y al cruzar el pequeño puente aparecía majestuoso el gran Hotel Turístico El Guácharo.

hotel el guacharo3


Quien no recuerda aquella sala de fiestas que albergó tantas fiestas de carnavales y de fin de año, celebraciones de graduaciones y comuniones. Este recinto acogió en muchas ocasiones a grupos musicales de renombre para la época. Como poder olvidar aquellos frescos chapuzones de su gran piscina donde algunos se atrevían a lucirse con piruetas desde sus 2 trampolines mientras que otros preferían permanecer secos por los lados de la fuente de soda agitando un Cuba libre mientras echaban una partida de truco o domino escuchando a La dimensión Latina o a Ismael Rivera... "sale el sol... y no estas a mi lado...".

el hotel 


Muchos otros recordaran infinitas reuniones de parrillas en los jardines de arriba, bajo su frondoso bosque de mangos, sin duda eran imágenes inolvidable que aparecen como flashes en la memoria.
Para los huéspedes era toda una experiencia entra por espaciosa recepción y subir aquella sinuosa escalera hacia los pisos superiores donde estaban las amplias habitaciones de altos techos y decoración art deco; habían quienes frecuentaban su bar para disfrutar con alguna compañía de momentos de especiales. Y no podía faltar el restaurant, bien proporcionado y acorde con aquella edificación.

227024 8346224485 4912 n


Sin lugar a dudas El Hotel EL Guácharo fue un emblema turístico para Caripe y lugar de sano esparcimiento para sus habitantes y turistas pero siempre estuvo cargando con la pesada cruz de una mala administración, como todo negocio o institución administrada por algún ente público de turno, el hotel no pudo escaparse y esto quizás hizo mella en el a través del tiempo convirtiéndolo en un cascarón vacío que ha escapado milagrosamente de la demolición en varias ocasiones.
Hemos visto como yace allí como un fiel testigo de épocas mejores esperando que alguien con capital público o privado lo rescate definitivamente de la decidía y el abandono y lo convierta de nuevo en aquello que fue... un lugar para el descanso y la diversión sana para propios y visitantes, alguien que haga relucir el nombre de el gran Hotel Turístico El Guácharo.