GK Photo - шаблон joomla Оригами

Hacia la Gran Casona Blanca en El Copey

Urgar en los caminos para saber lo que esconden los verdes de las montañas representa una experiencia visual y espiritual que alimenta el alma.
El relato que les invito a disfrutar inicia en un atajo que esta detrás de la Avenida Libertador en los terrenos de vocación agrícola del señor Rafael Vecchio, conocidos desde hace varios años como: La Papa, su peculiar nombre viene porque allí se cultivó por bastante tiempo durante los años ochenta el rubro de la papa.

CasonaBlanca1   CasonaBlanca2


Iniciamos nuestra caminata atravesando dichos terrenos; hoy día hay siembras en invernaderos y al aire libre de hortalizas y vegetales tales como: cereli, brócoli, lechuga, perejil... Anduvimos con mucho cuidado para no estropear los cultivos, encontramos gente amable y trabajadora de la tierra en sus faenas propias del campo.

CasonaBlanca3   CasonaBlanca4   CasonaBlanca4 2

Al finalizar los sembradíos se encuentra el Río Caripe, el cual cruzamos a través de una especie de puente movedizo que no es más que un tronco grueso y largo de un árbol característico de la zona. El paso por el puente es bastante ameno puesto que se siente el movimiento del tronco y se pueden disimular los nervios con un baile.

CasonaBlanca5   CasonaBlanca6

Luego para poder acceder a la carretera principal del Copey hay que solicitar permiso para salir a las familias que viven en el lugar, el río les pasa por los fondos de sus casas; ellos amablemente nos permitieron el paso. Fue así como recortamos camino.

CasonaBlanca8      CasonaBlanca7


Continuamos nuestro recorrido para llegar hasta una casona blanca, elegante y majestuosa que de ve en la montaña del Copey desde algunas calles del pueblo, pareciera que estuviera cerca de las nubes. Después de cierto trecho del camino por la carretera hay un desvío a la derecha era una carretera anteriormente, hoy un camino lleno de muchos verdes, flores, árboles frutales y de copey.

CasonaBlanca9   CasonaBlanca10

Esté camino nos permitió ir dibujando en la proximidad de la caminata, cuesta tras cuesta la casona; cuánta ilusión, esfuerzo y sacrificios puso el matrimonio de María T Silva y Antonio Luongo en la construcción de esa casa, su hogar por muchos años.

CasonaBlanca11   CasonaBlanca12

Debo confesar que sentí un nudo en la garganta y nublados los ojos por algunas lágrimas, recordé los jardines llenos de flores, su amabilidad, sus dones en el arte culinario fueron atributos que los caracterizaron siempre.

caripe


La panorámica del valle desde sus corredores merece un aplauso, un espectáculo digno de los dioses, es cómo tener un enorme cuadro cambiante que adquiere los matices del estado del tiempo o del clima.


CasonaBlanca14

Con mucho afecto me despido hasta un próximo encuentro. Les quiero.

 

Fotos de Sandra Giannantonio.